Dgrupos

EuskaraCatalàGalegoEspañol

Manifiesto Reivindicativo COVID19

Carta de DGrupos a los responsables políticos

La crisis de la COVID-19 ha castigado duramente al sector de las agencias de viajes, el más afectado por el parón de actividad que ha provocado la pandemia. No obstante, dentro de este segmento económico hay un subsector que vislumbra con una mayor incertidumbre su futuro en plena crisis sanitaria: las agencias de viajes de grupos, que organizan viajes para miembros de una misma entidad que se reúnen para disfrutar de un viaje.

El análisis realizado por DGrupos– Asociación Nacional de Agencias de Viajes de Grupos, constata los siguientes puntos:

  • Las restricciones del número de personas que pueden reunirse impide la formación de un grupo.
  • Incluso cuando las restricciones hayan finalizado, para que un grupo se decida a viajar, necesita una situación de seguridad y flexibilidad mucho mayor que la que necesita cualquier individual, porque es la intersección de muchas individualidades que tienen que estar de acuerdo.
  • Para que un grupo decida viajar, la entidad que organiza tiene que querer asumir la responsabilidad de la organización y del acompañamiento, sin arriesgar su imagen en una actividad que no es obligatoria. Por consiguiente sólo viajará cuando las condiciones de seguridad y flexibilidad no tengan ningún tipo de duda.
  • Dado que el 80% de los grupos viajan entre marzo y julio, concretándose las reservas entre septiembre y febrero, si las condiciones de confianza y seguridad para reservar un viaje, que dependen de haber llegado o no a la inmunidad de rebaño, no se dan hasta 2022, los grupos no viajarán hasta la primavera de 2023.

Las recientes declaraciones de la OMS y del Ministerio de Sanidad prevén que el proceso de vacunación y por tanto la inmunidad de rebaño que permita relajar las restricciones, permitiendo la realización de los viajes y aumentar el deseo de viajar de la sociedad, no se conseguirá en España antes del fin de 2021.

Si se dan esas condiciones, es decir, si ese proceso se desarrolla tal como está previsto, el sistema turístico podrá empezar a normalizarse (protocolos de entrada y movilidad en los países, apertura de fronteras, hoteles, actividades, etc.) y se animarán a viajar los más atrevidos (jóvenes, parejas y familias) que sólo serán individuales.

Dada la coyuntura económica actual y de previsión de cierre de negocios y empresas, también se prevé que la economía de las familias y por tanto el importe/persona descienda y que descienda el número de viajes internacionales, lo que haría bajar la facturación de las agencias especializadas, que no podrán mantener sus plantillas que se congelaron con los valores de 2019.

En consecuencia, DGrupos, en representación de las agencias de viaje que organizan grupos, pide con la máxima urgencia la adopción de las siguientes medidas:

Medidas comunes para todas las agencias de viaje (sumándonos al resto de asociaciones de sector)

  1. Referente al mantenimiento de los negocios
  2. Ayudas directas a las empresas por compensación económica del lucro cesante.
  3. Ayudas directas a los autónomos por cese de actividad hasta el 31 de diciembre del 2021.
  4. Ayudas directas a sociedades y autónomos para el mantenimiento de estructuras (alquileres, gestoría, telefonía e informática, atención para gestión de devoluciones, etc.)
  5. Ampliación de periodo de ERTE de fuerza mayor hasta el 31 de diciembre del 2021.
  6. Eliminación de la cláusula de compromiso de mantenimiento del empleo.
  7. Ayudas directas para pago de avales y seguros de caución de agencia de viajes.
  8. Reducción de impuestos y de cuotas a la seguridad social.
  9. Ampliación de los periodos de carencia en la amortización de los ICOs.
  10. Referente a la legislación y normativa turística
  11. Revisión de la ley de viajes combinados Real Decreto-ley 23/2018, de 21 de diciembre de 2018 en el concepto de la concurrencia de circunstancias inevitables y extraordinarias y en la solidaridad de la agencia frente a las devoluciones.
  12. Rectificación del Decreto del 31 de marzo de 2020. La medida coherente es que los bonos que las agencias entregan tengan las mismas condiciones que los que nos entregan los proveedores, tanto de cancelación como de validez.
    1. Mismo importe
    1. Mismo plazo
    1. Si pasado el plazo no hay reembolso por parte del proveedor, que no tengamos que reembolsar.
    1. Que nos exima de responsabilidad si el emisor del bono quiebra.
    1. Que nos exima de devolver los gastos ya abonados de la estructura de la agencia, que de hecho es el único servicio del paquete (la gestión de organizar el paquete de viaje y ahora la gestión de deshacerlo) disfrutado por el cliente.
  13. Referente a la reactivación del sector
  14. Acelerar el proceso de vacunación y crear un certificado para los vacunados.
  15. Coordinar las restricciones de movilidad de forma racional y no geopolítica, y de forma uniforme a nivel regional, estatal y de comunidad europea.
  16. Admisión de los test de antígenos como prueba para traspasar fronteras, tomar transportes y entrar en alojamientos y actividades.
  17. Crear un protocolo claro de medidas anticovid para garantizar la seguridad en viaje.
  18. Referente a la comunicación mediática
  19. Activación de una campaña mediática de reclamaciones “justa”. Teniendo en cuenta al consumidor, pero también al resto de elementos implicados (agencias, proveedores de los servicios turísticos) que no son responsables de la situación y que no pueden realizar las acciones que se le piden.
  20. Activación de una campaña de motivación a viajar, para cuando se alcance la inmunidad de rebaño.

Medidas de futuro para agencias especializadas en viajes de grupo

  1. Ampliar hasta el 31 de agosto de 2022 todas las medidas del apartado referente al mantenimiento de los negocios.
  2. Ampliar el plazo de los bonos de agencia ya emitidos hasta el 31 de agosto de 2022.
  3. Creación de un protocolo COVID especial para viajes de grupo.
  4. Activación de campañas mediáticas en cada segmento de viajes de grupo (escolares, deportivos, seniors, mice, religiosos, etc.)

Pocas empresas pueden mantenerse un año sin facturar, pero dos años o tres es totalmente imposible. Sin esas medidas, los concursos de acreedores proliferarán y el sector desaparecerá.

error: Content is protected !!